Síndrome del Impostor.

//Síndrome del Impostor.

El Síndrome del Impostor es un fenómeno psicológico que afecta cada vez mas a nuestra sociedad. Este hace que aquellas personas que lo sufren sientan que su carrera profesional ha sido a base de “golpes de buena suerte” y nunca por mérito propio.

El Síndrome del Impostor.

Según Paulines Clance y Suzanne Imes, las primeras psicólogas clínicas que acuñaron el término, el síndrome del impostor es una experiencia interna de falsedad intelectual. Es decir, considerar que aquello que se es o que lo demás nos consideran, es una falacia. Estas autoras definieron tres características: la creencia de que los demás tienen una concepción exagerada de las capacidades o habilidades del sujeto, el miedo a ser descubierto y denunciado como tramposo y la atribución constante del éxito a factores como la suerte o a un nivel extraordinario de trabajo duro. Aunque el síndrome del impostor no es un trastorno reconocido en los manuales diagnósticos de los trastornos mentales, es bastante frecuente. Se estima que el 70% de las personas experimentarán al menos un episodio de este fenómeno en sus vidas.

El que padece síndrome del impostor siente incapacidad de aceptar sus logros y sus éxitos. No es un trastorno, pero si un conjunto de características que causan un malestar significativo en la persona. Las características que acompañan a este síndrome son el perfeccionismo, el miedo al fracaso, atribución externa del éxito, objetivos poco realistas o las comparaciones constantes. Todo ello repercute en el estado de ánimo de quien lo sufre y acaba generando baja autoestima, inseguridad o apatía. 

Los impostores atribuyen su éxito a la suerte, a sus habilidades sociales, a errores de percepción del los otros o a las circunstancias. Desde el punto de vista clínico, se asocia a sintomatología ansiosa, depresión, falta de autoconfianza y frustración. Existe un miedo perpetuo a ser descubierto y que se descubra su realidad.

 

Tipos de Síndrome del Impostor.

Dentro de los impostores, hay varios tipos. Por un lado, se encuentra el impostor perfeccionista. Este tipo suele ponerse objetivos poco realistas, de esta forma, al no alcanzar el objetivo marcado, siente que no es lo suficientemente bueno. Aunque alcance el éxito, rara vez se siente satisfecho. Por otro lado, se encuentran los superhombres o supermujeres. En este caso, el logro se asocia a lo mucho que hace. Es decir, a la cantidad de áreas en la que busca un comportamiento excepcional. Este tipo de superimpostores necesitan buscar la aprobación externa de forma constante, y demostrar su valía de forma obsesiva. De esta forma, cuando se da con un área en la que no puede destacar, se apodera de ellos la sensación de fracaso, dejando a un lado todo lo obtenido en otros ámbitos. 

También encontramos el impostor que posee lo que se llama talento natural. La facilidad para llevar a cabo una actividad determinada de forma excepcional es innata. La condición innata les hace creer que todo debe salirle bien a la primera y que si tiene que trabajar duro es que no sirve para ello. Por último, encontramos al experto. En este caso, aquel que lo siente probablemente sea considerado experto en su campo. El impostor quiere saberlo todo de su campo, al no hacerlo, siente no merecer el titulo de experto. Se sentirá continuamente poco calificado y se mostrará reacio a asumir mas responsabilidades por la falta de experiencia percibida. 

Todos los impostores comparten la percepción de fracaso, la autoimposicion de metas inalcanzables, el perfeccionismo y baja autoestima. 

 

Consejos para lidiar con el Síndrome del Impostor.

Algunas de las herramientas que podemos utilizar para combatir el síndrome del impostor:

  • Reduce las expectativas y escoge metas alcanzables. Es mejor ser realistas y tener en cuenta nuestro contexto. 
  • Acepta los cumplidos. Las personas que nos rodeas hacen cumplidos como símbolo de reconocimiento y admiración, ¡escúchalos!
  • Céntrate en el camino hacia el objetivo, no en la meta. Disfrutar y aprender conforme vas alcanzando el final del trayecto es fundamental para interiorizar el esfuerzo que realizas para alcanzar el éxito. 
  • Sé amable contigo mismo. 

Integra. Resuelve. Avanza.

 

 

Cristina Fiestas Díaz

Psicóloga Sanitaria

Nº Col: AN10861

 

 

Enlaces de interés:

 

Otras publicaciones de Cristina:

Por | 2022-02-25T12:38:06+00:00 febrero 25th, 2022|Blog|Sin comentarios

Deje su comentario