Cómo afectan las vacaciones a las pareja y qué hacer para disfrutarlas

//Cómo afectan las vacaciones a las pareja y qué hacer para disfrutarlas

Al tener menos responsabilidades durante las vacaciones, nuestro estilo de vida se modifica durante esos días, haciendo que la forma en la que sentimos, pensamos y nos comportamos cambie en esos momentos. Esto se refleja en las relaciones de pareja, tanto para mejor como para peor. Durante las vacaciones nos hacemos más conscientes de los posibles problemas de pareja que durante el resto del año no solemos prestar tanta atención debido a las responsabilidades y la rutina. Al parar durante las vacaciones de verano y pasar más tiempo con nuestra pareja, es cuando esos problemas se hacen más patentes. También hay personas que posponen el resolver sus problemas de pareja para cuando tengan más tiempo libre, y si ven que durante el breve tiempo de las vacaciones no han conseguido solucionarlos, lo viven como un fracaso y pierden la esperanza de que la relación funcione. Otras, en cambio, se esmeran en vivir las vacaciones ideales tratando de evitar afrontar los conflictos que puedan tener desde hace tiempo, y que suelen volver a aparecer e incluso empeorar cuando el período de descanso termina.

Son muchos los motivos que pueden aumentar los conflictos en ese tiempo. Es más probable que al empezar las vacaciones se incrementen los problemas si la situación de la pareja ya era inestable, es decir, si ya en el día a día sentimos desconexión con la otra persona. Habitualmente achacamos esa sensación de desconexión a las tareas y obligaciones, pero cuando estas desaparecen durante las vacaciones y la sensación continúa, nos alarmamos. Por otra parte, en las relaciones a distancia, al pasar las vacaciones juntos de repente se encuentran conviviendo muchos días seguidos, con el reto que ello supone. O si en una relación ya había problemas por los celos, en verano se suelen incrementar por realizar más actividades de ocio y conocer a gente nueva. Aunque en vacaciones perdemos gran parte de la rutina, cada persona tiene su ritmo: algunas prefieren levantarse temprano, y otras son más de acostarse tarde. Si tu pareja y tú no tenéis coordinación en cuanto a eso, puede ser otro motivo de desajuste, ya que es más difícil organizar y aprovechar las vacaciones en ese caso.

También pueden surgir desacuerdos acerca del tiempo que se quiere pasar a solas en vez de junto a la pareja. En vacaciones entra especialmente en juego la negociación, tanto acerca del tiempo que pasar en compañía, como del tipo de actividades que realizar. Las expectativas frustradas y el no poder resolver este tipo de situaciones generan más conflictos. Si, además, en vacaciones sigue habiendo responsabilidades familiares (hijos, cuidado de ancianos, planes con la familia extensa, etc), esto puede ser otro factor de estrés, y una forma de seguir evitando afrontar los problemas de pareja.

Sea como fuere, las vacaciones de verano son un momento crucial en la vida de muchas parejas, y vamos a ver algunos consejos para poder disfrutar de ese necesario tiempo de descanso:

-Dedicar una parte de las vacaciones a estar en solitario, y hacer lo que realmente nos apetece.

-Planificar las vacaciones hablando con la pareja, tanto de lo que queréis hacer en común como por separado. Negociar teniendo en cuenta vuestros gustos y recursos, dejando a un lado las comparaciones con lo que hacen los demás. Las redes sociales pueden ser muy dañinas en este caso, al aumentar las expectativas acerca de los planes a llevar a cabo.

  • Tratar de hacer algunos planes con la familia y las amistades, para así cuidar la relación con otras personas además de con tu pareja.
  • Organizar de antemano el reparto de tareas, tanto en casa como de qué os vais a encargar a la hora de organizar las vacaciones para que no haya desequilibrios y rencores.
  • Aunque los horarios se relajen, intentar mantener cierta rutina del sueño y las comidas. No descansar debidamente nos deja irritables al día siguiente y eso dificulta la convivencia.
  • Aprovechar para dedicar tiempo a resolver algo pendiente o a avanzar en algún proyecto personal o afición.
  • Desconectar del trabajo u obligaciones en lo posible. No revisar nada relacionado con el trabajo u otras obligaciones, a menos que sea muy urgente. En ese caso anticiparse y ver cómo puede afectar menos a tu descanso, como por ejemplo pidiendo que te escriban un correo en vez de enviarte un whatsapp. Explorar lugares nuevos para así cambiar de ambiente. No es necesario viajar a otro país, basta con hacer una escapada para explorar zonas cercanas o quedarte en tu segunda residencia (en caso de disponer de ella). Restringir también el uso de las redes sociales, ya sea poniéndote límites de tiempo o dedicándote a otras actividades.
  • Cuidar nuestro bienestar físico y psicológico. Hacer ejercicio moderado, aprovechar para mejorar la alimentación, dedicarnos momentos de relax o disfrutar con planes y aficiones que nos hagan felices. Descansar sin exigirnos aprovechar cada minuto. Si nos sentimos bien, nos será más sencillo tratar con los demás.
  • En caso de que haya responsabilidades familiares, intentar buscar un momento de respiro para descansar tanto en soledad como en pareja.
  • Buscar ayuda profesional en caso de que tengáis problemas que os cueste resolver. La terapia psicológica es de gran ayuda para mejorar la comunicación, la gestión de discusiones, el manejo de la frustración y la rabia, etc, y así mejorar la calidad tanto de la relación de pareja como de la relación con nosotros mismos. Además, solo os ocupará un espacio muy limitado de vuestro tiempo.
  • Las vacaciones es el momento ideal para poder pasar el tiempo de calidad con nuestra pareja que no podemos tener durante el día a día debido a los horarios, las responsabilidades y el estrés. Si se trata de cuidar la relación a lo largo del año, es más probable que las vacaciones sean un espacio para que las parejas realicen actividades que les gustan, tengan conversaciones que vayan más allá de la rutina, y disfruten más de las relaciones sexuales. Todo esto hace que se sientan más unidas. Vivir las vacaciones en compañía consigue que podamos compartir recuerdos y anécdotas, tener tiempo para empezar proyectos juntos, poder replantear y mejorar la vida en pareja, conocerse mejor, dedicar tiempo a los seres queridos, etc. Así como también es un momento ideal para dedicarlo a nuestro propio descanso y crecimiento personal.

Integra. Resuelve. Avanza.

 

 

Irene Hernández Ponce
Psicóloga Sanitaria

Nº Col AN1067

 

 

Otras entradas de interés del Instituto de Hipnosis y Psicología

Por | 2022-06-17T10:18:31+00:00 junio 17th, 2022|Blog|Comentarios desactivados en Cómo afectan las vacaciones a las pareja y qué hacer para disfrutarlas